Majadahonda, su historia, nuestro pueblo

MAJADAHONDA es una ciudad  que se encuentra a 18 km de la capital, al noroeste de Madrid, sobre una extensa llanura. Es allí, como sabes, donde se encuentra nuestro restaurante, D’Altea.

Su población ha sufrido un gran incremento en los últimos años;  con más de 75.000 habitantes, se convierte en una zona de expansión de la capital por la nacional VI.

Su origen aparece claramente reflejado en su nombre:

Majada-honda, que es una majada de pastores en una zona honda del terreno.

El gentilicio de los habitantes de la ciudad es MAJARIEGO

Fueron unos pastores segovianos que se establecieron en la zona y construyeron las primeras viviendas, dando  lugar al pueblo que sería en primer lugar del País Segoviano y posteriormente a la Tierra de Madrid. A finales  siglo XVI, según textos de la época, tenía una población de 400 habitantes y unas doscientas viviendas  El núcleo del pueblo era la plaza, alrededor de la cual estaba la Iglesia de Santa Catalina, un pequeño hospital y la posada. El pueblo continuaba por las calles San Roque, Real y Cristo.

En el siglo XVII estuvo a punto de ser vendida a un particular como ocurrió con otros pueblos próximos como Boadilla del Monte, Pozuelo de Aravaca, que pasó a llamarse Pozuelo de Alarcón… pero las protestas de los vecinos hizo que el rey Felipe IV evitase la venta.

El pueblo siguió creciendo en el siglo XVIII hasta duplicar la población.

Por otra parte, destacar que MAJADAHONDA  tuvo graves problemas en el siglo XIX; malas cosechas, la peste y la guerra de la Independencia frente a los franceses, fueron las principales

El 11 de agosto de 1812 tuvo lugar la batalla de Majadahonda entre las tropas francesas del general Charles Treillard y el ejército anglo-portugués, que dejó el pueblo arrasado.

También, la guerra civil supuso para MAJADAHONDA un duro revés ya que entre 1936 y 1939, quedó prácticamente arrasada, lo que hizo que el pueblo fuese incluido dentro del Plan de Regiones Devastadas. A partir de los años ochenta, dejó las actividades agrícolas y pasó a convertirse en un área de servicios. En el aspecto sanitario ha sufrido un gran impulso al instalar en su ámbito municipal el Hospital Puerta de Hierro con lo que cubre todas las necesidades de la ciudad y poblaciones próximas.

Como has podido comprobar en este resumen, una larga e interesante historia ha acontecido en nuestro pueblo. ¡Acércate y disfrute de un rico arroz (entre otros manjares) a Restaurante D’Altea!